1. No informar de los gastos de envío de modo transparente.
Cada vez más tiendas ofrecen el envío gratuito y/o dan al usuario la posibilidad de elegir pagar unos menores portes a cambio de un plazo mayor de entrega. Son incentivos poderosos en la decisión de compra que se deberían de tener en consideración, pero sobretodo lo que hay que tener muy claro es que lo que los consumidores no toleran son los sitios que no son transparentes con sus gastos de envío, si no permitimos al potencial cliente conocer los portes hasta rellenar el carrito de la compra y dar sus datos personales, seguramente perderemos la venta.

 

2. Landing pages ineficaces o incorrectas.
Casi todas las compañías de comercio electrónico invierten importantes recursos en dirigir tráfico hacia sus tiendas online, con campañas de Google Adwords, campañas de email marketing, publicidad en redes sociales, etc. Para que estas campañas sean eficaces es evidente que los enlaces proporcionados en anuncios y emails deben ser correctos y relevantes. Sin embargo en muchas ocasiones se envía al potencial cliente a las páginas de inicio o a productos no relacionados con la búsqueda por la que se mostró el anuncio. Al hacer esto estamos asumiendo un alto arriesgo de perder clientes, al forzarlos a navegar por la tienda para encontrar lo que buscan, una búsqueda que ya habían realizado para llegar a nuestro anuncio.

 

3. Contenido insuficiente o poco claro en la ficha de producto.
Es una realidad que cada vez más compradores realizan la compra en el sitio donde más información encuentran sobre el producto que quieren comprar, a la vez que demandan imágenes de buena calidad en las que puedan apreciar los detalles del producto, vídeos explicativos, comentarios de otros usuarios, comparativas, etc. Una ficha de producto compuesta solamente por un nombre, una breve descripción y una pequeña foto hacen más ligero el trabajo de introducción de contenidos en nuestro comercio…y nos hace perder potenciales clientes.